Alegaciones a la ampliación de la L11 de Metro

— 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Alegaciones ampliación L11

Madrid Subterra ha presentado alegaciones al Estudio Informativo de Ampliación de la Línea 11 de Metro, entre las estaciones de Plaza Elíptica y Conde de Casal, para que se incluya en el proyecto que los nuevos tramos de túnel proyectados sean termoactivos y la energía contenida en ellos pueda ser aprovechada.

Una vez revisado el estudio, hemos comprobado que no se han incluido sistemas de termoactivacion que recojan la energía geotérmica de las paredes del túnel. Esta es una de las tecnologías que contemplamos desde Madrid Subterra para el aprovechamiento de las energías del subsuelo, se utiliza cada vez más frecuentemente en países de nuestro entorno y pretendemos que se convierta en un estándar en la construcción de túneles. Valgan como ejemplos la ampliación de la red de metro en la ciudad alemana de Stuttgart y en la ciudad de París.

Los retos de la lucha frente al cambio climático, el cumplimiento de los compromisos adoptados por España en la materia, la obligación de llevar a cabo una transición energética hacia fórmulas descarbonizadas y la necesidad de reducir las emisiones de calor a la atmósfera que contribuyen a generar la isla térmica urbana, aconsejan incrementar el ahorro, la eficiencia y el máximo aprovechamiento de las energías verdes existentes como las que encierra el potencial energético del subsuelo urbano. Entendiéndose como potencial energético del subsuelo aquel que puede derivarse de fuentes energéticas subterráneas, bien de origen natural (geotermia) o bien asociadas a las intervenciones públicas y privadas sobre el subsuelo, infraestructuras y servicios urbanos, tales como redes de saneamiento y de distribución de agua, túneles, redes de transporte subterráneo, etc.

En este contexto, si se quiere avanzar en el cumplimiento de los objetivos de cambio climático y de transición energética asumidos por la propia Comunidad Autónoma de Madrid, es imprescindible que las administraciones se impliquen, introduciendo las nuevas tecnologías menos contaminantes en sus proyectos. Así, tomando en cuenta que, por el mero hecho de estar enterrada, la red de Metro se comporta como un gigantesco intercambiador geotérmico, su potencial no puede ser desperdiciado o incluso peor, no debe seguir manteniéndose un modelo constructivo en el que la energía residual es liberada a la atmósfera generando contaminación térmica y consumiendo energía para su evacuación. Máxime cuando la energía geotérmica de los túneles puede aprovecharse mediante la termoactivacion, utilizando dovelas de hormigón prefabricado dotadas de circuitos de intercambio térmico embebidos en el mismo. Estos circuitos se van uniendo a medida que se colocan las dovelas y se llevan a las bombas de calor.

La energía geotérmica así aprovechada puede utilizarse para refrigeración o calefacción de edificios e instalaciones, tanto de la propia infraestructura de Metro de Madrid como para consumidores externos. La energía geotérmica es una energía limpia y renovable que, entre otras cosas, puede ayudar a reducir el consumo de energías más contaminantes, así como la dependencia energética de Madrid y aminorar el impacto del calor vertido en la atmósfera.

Imagen De Tomtom24 – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0