Calor residual del subsuelo en el polideportivo de Moratalaz

— 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Calor residual en el polideportivo de Moratalaz

Calor residual proveniente de las canalizaciones de aguas de saneamiento que pasan por el colector de al lado del polideportivo. Con ese recurso energético se calientan desde hace un año la piscina y el agua que se utiliza en los vestuarios del polideportivo de Moratalaz (Madrid).

Al tratarse de una realidad pionera en al aprovechamiento de la energía asociada a las infraestructuras subterráneas, su funcionamiento reviste un alto interés para Madrid Subterra. Del polideportivo de Moratalaz se pueden extraer aprendizajes muy útiles para proyectos similares y aún mayores, como pudiera ser el nuevo desarrollo urbano en Madrid Nuevo Norte.

Por ello, el gerente de Madrid Subterra, Armando Uriarte, junto con una delegación de Canal de Isabel II, han visitado las instalaciones del polideportivo y han intercambiado información y experiencias con los representantes del Ayuntamiento de Madrid que coordinaron la obra y que se encargan de hacerla funcionar y de mantenerla. Por parte del Ayuntamiento han estado en la visita Beatriz Martín de Alcázar, técnica de la Delegación de Medio Ambiente, junto con profesionales de la Junta de Distrito de Moratalaz y del propio polideportivo municipal. Entre la representación de Canal de Isabel II, ha acudido Jaime Flores Cabeza, subdirector de I+D+i, y representante de la empresa pública madrileña en Madrid Subterra.

La visita se ha iniciado con una exposición del Ayuntamiento de Madrid sobre las obras de las instalaciones y su año de funcionamiento. En este sentido, se ha explicado que las obras duraron 9 meses y finalizaron en junio-julio de 2018, pero que diversas labores de modernización del polideportivo obligaron a que no se pudieran poner en marcha de inmediato, para después encadenarse con la pandemia. Finalmente, la obtención de energía térmica de las aguas residuales pudo comenzarse en octubre de 2021.

Calor residual Moratalaz, sala técnica

En la sala técnica del polideportivo se ha informado de que la climatización de la piscina a 28ºC y el calentamiento del agua que se usa en los vestuarios se consigue actualmente solo mediante el calor que proviene de las aguas residuales. La caldera sigue activa únicamente para cumplir con el tratamiento antilegionela del agua caliente sanitaria (ACS) a 70ºC.

El aprovechamiento del calor residual supone un ahorro energético significativo, que en la fase de proyecto se calculó en el 39,27%. Del mismo modo, el proyecto estimaba que se iba a emitir un 37,52% menos de CO2 a la atmósfera con el uso de la energía limpia asociada a las canalizaciones de agua residual de Canal de Isabel II.

La visita ha finalizado bajando al colector donde se instaló el intercambiador. El descenso se ha hecho por un pozo de 10-11 metros de profundidad que da acceso a 150 metros de canalización en línea recta.

Calor residual, bajada a colector

Respecto a esta parte de la instalación, Canal de Isabel II ha señalado dos cuestiones que deben tenerse en cuenta para el futuro. En primer lugar, que las aguas residuales traen consigo un alto número material sólido (principalmente toallitas de higiene), que provoca taponamientos que, a su vez, restan capacidad hidráulica a la canalización. Hay que observar que el propio aprovechamiento térmico también incide en la reducción de la sección de la tubería. Por ello -se ha concluido- hay que intentar que en obra nueva la canalización sea realizada con el estándar de mayor diámetro.

En segundo lugar, Canal de Isabel II ha alertado sobre el material que recubre el piso de las zonas habilitadas en el subsuelo para realizar las inspecciones y supervisiones del colector. La chapa que se puso en Moratalaz patina mucho, por lo que en el futuro habrá que usar materiales menos deslizantes.

Calor residual, final

Por parte de todos se ha asumido que sería muy interesante haber instalado un sistema de monitorización para medir los parámetros necesarios para comprobar el rendimiento y calcular el retorno de la inversión.

Hay un indicador que, por el momento, no deja indiferente. En noviembre de 2021 se produjo una avería en una de las calderas del polideportivo, que solo ha podido revertirse recientemente. Gracias a la instalación que aprovecha el calor residual se ha evitado que la piscina tuviera que cerrarse al público durante todo este tiempo.