Cambio climático: Bruselas aprieta a los países miembros

— 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Cambio climático Comisión Europea

Frenar el cambio climático en Europa exige más esfuerzo. Por ello, la Comisión Europea ha pedido a los estados miembros de la Unión que aumenten su nivel de ambición en sus planes para aplicar el Acuerdo de París. En su evaluación de los proyectos de planes nacionales de lucha contra el cambio climático (PNIEC), la Comisión observa que se reflejan ya esfuerzos significativos, pero señala varios ámbitos en los que aún existe margen de mejora.

La Comisión ha examinado cada plan nacional de manera individual y su contribución agregada al cumplimiento de los objetivos de la Unión. En su forma actual, las contribuciones de los PNIEC son insuficientes por lo que respecta tanto a las energías renovables como a la eficiencia energética.

  • En el caso de las energías renovables, la insuficiencia podría ser de hasta 1,6 puntos porcentuales.
  • En lo que concierne a la eficiencia energética, ese déficit podría ascender hasta 6,2 puntos porcentuales (si se tiene en cuenta el consumo de energía primaria) o a 6 puntos porcentuales (si se tiene en cuenta el consumo de energía final).

El Comisario de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, ha explicitado la petición de mayor ambición a los países miembros de la Unión Europea:

El pasado mes de noviembre propusimos que la Unión Europea alcanzara la neutralidad climática para el año 2050. Resulta gratificante ver que cada vez más Estados miembros se unen a nuestro esfuerzo y trabajan en pos de ese objetivo. Tras evaluar los proyectos de planes nacionales de los Estados miembros, tengo claro que se han realizado esfuerzos significativos. Sin embargo, los planes finales deben reflejar un nivel de ambición aún mayor para encauzar la lucha contra el cambio climático y la modernización de nuestra economía.

El plazo para la presentación de los planes finales concluye el 31 de diciembre de 2019. Las recomendaciones de la Comisión Europea forman parte de un proceso de intercambio con los Estados miembros que intenta garantizar que las versiones finales de los PNIEC sean sólidas y detalladas.

La UE es la primera gran economía que establece un marco jurídicamente vinculante para cumplir sus compromisos en virtud del Acuerdo de París. También por primera vez los estados miembros preparan proyectos de planes nacionales integrados de energía y clima (PNIEC).

Buena nota para España

Según la evaluación de la Comisión Europea, el Plan Español de Energía y Clima es adecuado por lo completo de su programa y por la ambición de las metas planteadas. Por ejemplo, en la cuota de renovables a España, según el reparto de esfuerzos efectado por Bruselas, le correspondería llegar en 2030 a un 32% de renovables; pero el compromiso del Gobierno actual es un 40%. Bruselas destaca también a Dinamarca, Estonia, Lituania y Portugal.

Un análisis de la organización European Climate Foundation ya lo calificaba como el mejor de los 28. Aquel informe también advertía de que los 28 se estaban quedando cortos, como ahora ratifica la Comisión.