Cambio climático urbano e isla de calor: la ONU tiene un plan

— 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Cambio climático urbano, 3 pasos para reducirlo

Las ciudades del mundo se están calentando al doble de la media mundial, debido principalmente a la rápida urbanización y al efecto isla de calor urbano. Para el 2100, muchas ciudades del mundo podrían elevar sus temperaturas medias hasta 4°C si las emisiones de gases de efectos invernadero (GEI) continúan en los altos niveles que registran hasta ahora.

Esta alarmante conclusión forma parte de la guía Beating the Heat: A Sustainable Cooling Handbook for Cities, que ha sido presentada durante la Cumbre del Clima de Glasgow COP26 y que ha contado con el impulso de diversas entidades: Cool  Coalition, UNEPRMIGlobal Covenant of Mayors for Climate & Energy (GCoM), Mission Innovation y Clean Cooling Collaborative.

Más allá de la alarma, el documento recién publicado tiene un interés especial porque ofrece un abanico de opciones para ayudar a enfriar las ciudades. Los 80 casos de estudio y ejemplos de apoyo de la guía muestran la eficacia de ciertas estrategias y pueden ayudar a las ciudades a encontrar el enfoque que mejor se adapte a sus respectivos contextos.

El manual ofrece una descripción general de posibilidades de implementar el enfriamiento urbano sostenible, dentro de lo que denomina aproximación sistémica completa. Debido a que múltiples factores contribuyen al aumento del calentamiento en las ciudades, a menudo con efectos interrelacionados, el enfoque sistémico completo sugiere múltiples intervenciones.

La guía recoge 3 pasos básicos:

  1. Reducir el calor en las zonas urbanas
  2. Reducir las necesidades de refrigeración en los edificios
  3. Alimentar de forma eficiente las necesidades de refrigeración de los edificios.

El desafío del calentamiento en las ciudades es agravado por el hecho de que los impactos del calor urbano no se distribuyen de manera uniforme. Los distritos de menores ingresos suelen coincidir con espacios especialmente calientes debido a la falta de espacios verdes y a la presencia de operaciones industriales. Los residentes de estas áreas son también quienes tienen menos posibilidades económicas de acceder a la refrigeración para el confort térmico, aires acondicionados principalmente.

Cambio climático urbano y aire acondicionado

Ya hay, según sostiene el documento, 2.300 millones de personas de clase media-baja pero cada vez más próspera, que en los países en desarrollo están a punto de poder adquirir un aire acondicionado básico. Por lo general, estas máquinas son las más asequibles económicamente, aunque también las menos eficientes. Con lo cual, esta solución rápida y localizada para lo que ya la tienen y para aquellos que en breve puedan pagarla, conlleva consecuencias ambientales indeseadas, por el hecho de que las emisiones y el calor residual de la refrigeración perpetúan un círculo vicioso en el que el enfriamiento mecánico está calentando aún más nuestras ciudades, que necesitan aún más frío.

No obstante, la combinación de los 3 pasos del enfoque sistémico completo producen un efecto poderoso en la lucha contra el cambio climático urbano. Los autores del Beating the Heat: A Sustainable Cooling Handbook for Cities ofrecen un modelo de vías de intervención que enriquece la aproximación sistémica completa, y muestra cómo afecta cada acción a cada uno de los 3 pasos, o a los 3.

Hemos de decir que el trabajo que viene realizando Madrid Subterra se ve identificado con varias de esas intervenciones: apoyo en el diseño urbano de infraestructuras que aprovechen sus energías residuales para sí o para terceros, promoción de redes de calor y frío de distrito sostenibles, ayuda en desarrollar proyectos demostrativos para Madrid que lideren con el ejemplo, entre otras.

Cambio climático urbano, intervenciones

El manual de Naciones Unidas subraya que “tan importante como el qué hacer es el cómo y el cuándo”. Con el enfoque sistémico como fundamento, el manual aboga por el desarrollo en cada ciudad afectada de un plan de acción de enfriamiento urbano coherente, donde los impactos de las acciones sinérgicas y coordinadas sean mayores que los de las acciones individuales.

Para ello solicita que se haga una evaluación del “momento cero” o estado actual de la cuestión que incluya una comprensión de los impactos del efecto isla de calor urbano, de los problemas sociales y de equidad, y una estimación de la demanda actual y futura de refrigeración. Esta evaluación sirve como base informada para que las ciudades planifiquen y prioricen acciones para neutralizar estos impactos a través de enfoques de refrigeración sostenibles. Dada la urgencia de actuar “ahora”, el manual adopta el enfoque de “planificar cohesivamente y actuar estratégicamente”.

Este enfoque implica que, al mantener en perspectiva las interrelaciones y sinergias entre las distintas intervenciones de enfriamiento, las ciudades pueden emprender inmediatamente ciertas acciones, diseñadas de manera que eventualmente  puedan integrarse en un posterior plan integral de enfriamiento.