Emisiones de CO2: insostenible aumento global

— 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Emisiones de CO2

Las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía aumentaron un 6% en 2021, hasta alcanzar los 36.300 millones de toneladas, el nivel más alto registrado nunca, según asegura en su último informe la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Tras la crisis provocada por el COVID19 se ha vuelto a usar globalmente el carbón de manera intensiva, y eso explica el mal dato.

El repunte de las emisiones globales de CO2 por encima de los niveles previos a la pandemia ha sido impulsado en gran medida por China, donde aumentaron en 750 millones de toneladas entre 2019 y 2021. China fue la única economía importante que experimentó un crecimiento económico tanto en 2020 como en 2021. Las emisiones aumentan en esos dos años en China compensaron con creces la disminución agregada en el resto del mundo durante el mismo período. En 2021, las emisiones de CO2 de China superaron los 11.900 millones de toneladas, lo que representa el 33% del total mundial.

Combinado con las estimaciones de emisiones de metano que la AIE publicó el mes pasado y las estimaciones de óxido nitroso y emisiones de CO2 relacionadas con la quema, el nuevo análisis muestra que las emisiones generales de gases de efecto invernadero de la energía aumentaron a su nivel más alto en 2021.

Sexto informe IPCC de Naciones Unidas

El balance de la AIE suma oscuridad a lo indicado en el sexto informe del Panel de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU, recientemente publicado, que sostiene que

La evidencia científica acumulada es inequívoca: el cambio climático es una amenaza para el bienestar humano y la salud del planeta […] Cualquier nuevo retraso en la acción concertada mundial hará que se pierda la breve ventana que aún existe, pero que se cierra rápidamente para asegurar un futuro habitable.

La actuaciones de Madrid Subterra impulsan el uso en las ciudades de una energía limpia de CO2 y renovable, que actualmente se desperdicia, y que está asociada a la construcción y el uso de las infraestructuras subterráneas urbanas.