Emisiones de GEI 1990-2018 en España

— 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Emisiones GEI desde 1990

Las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en España aumentaron un 15,5% respecto a 1990 y se redujeron un 24,6% respecto a 2005, que fue el periodo con el pico máximo de emisiones, según se desprende de la edición 1990-2018 del Inventario de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero de España [pdf], publicado por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico .

Las emisiones de Gases de Efecto Invernadero a nivel nacional se estimaron para el año 2018 en 334,3 millones de toneladas de CO2-equivalente. En un año con un incremento del PIB del +2,4%, las emisiones de gases de efecto invernadero han registrado un descenso respecto a 2017 del -1,8%, debido fundamentalmente a un descenso de -13,3% en las emisiones ligadas a la generación eléctrica.

Esto se explica por tratarse de un año hidrológicamente húmedo (un 25% por encima del valor medio anual según el periodo de referencia 1981-2010), con un fuerte aumento en la generación hidráulica (+87,4% respecto al año 2017), lo que unido a un aumento de +3,6% en la producción de origen eólico, llevó a la disminución del consumo de combustibles fósiles en la producción de electricidad.

También contribuyeron a este descenso, aunque en menor medida, la reducción de las emisiones en el sector de la agricultura (-0,6%) y en el sector residuos (-0,6%) y el uso de gases fluorados (-14,2%). Las principales subidas se registraron en el sector industrial (+3%), el sector comercial y residencial (+1,9%) y en el transporte (+1,4%).

El sector con más peso en el global de las emisiones de GEI en 2018 fue el del transporte (27%) seguido de las actividades industriales (19,9%), la generación de electricidad (17,8%) y la agricultura (11,9%). Por gases, el CO2 supone un 80,7% de las emisiones totales de GEI, seguido del metano (11,9%).

Por su parte, las absorciones derivadas de las actividades de usos del suelo, cambios de uso del suelo y silvicultura se estimaron para el año 2018 en 38,1 millones de toneladas de CO2-equivalente. Estas absorciones, que suponen un 11,4% de las emisiones brutas totales nacionales, disminuyeron un -2,2% respecto a las estimadas para el año 2017.