Insuficiente cumplimiento del Acuerdo de París

— 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Insuficiente cumplimiento del Acuerdo de París

Nos dirigimos a un aumento de temperatura global de al menos 2,7°C para este siglo, según el Informe sobre la Brecha de Emisiones 2021: La calefacción está encendida del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Según este informe, que toma como referencia para el cálculo los compromisos climáticos nuevos y actualizados de cada país, la realidad actual está alejada de los niveles de reducción de los gases de efecto invernadero que se necesitan para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

En su décimosegunda edición, el informe señala que las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) actualizadas y demás compromisos asumidos (pero que aún no han sido presentados en las renovaciones de las NDC), solo evitan un 7,5% adicional de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero (GEI) pronosticadas para 2030, en comparación con la anterior ronda de compromisos. Para mantenernos en la ruta de menor costo hacia el objetivo de un aumento máximo de 2°C recogido en el Acuerdo de París se necesitan reducciones de emisiones del 30%. El descenso de emisiones tendría que ser del 55% para alcanzar el objetivo de 1,5°C.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha lanzado un aviso urgente y alarmante:

“A menos de una semana de la (Conferencia sobre el Clima) COP26 en Glasgow, seguimos encaminados hacia la catástrofe climática. Como dice el título del informe de este año: La calefacción está encendida. Y como muestra el contenido del informe, el liderazgo que necesitamos es inexistente. Está muy lejos de existir.”

La cara optimista del Informe sobre la Brecha de Emisiones 2021 se concreta en la hipótesis de que los países de comprometan a alcanzar la neutralidad de emisiones (cero emisiones netas). Si se cumplieran por completo estas promesas, se podría llevar el aumento previsto de la temperatura global a 2,2 °C, lo que da esperanzas de que estos esfuerzos adicionales ayuden a prevenir los impactos más catastróficos del cambio climático. Sin embargo, estas promesas son todavía imprecisas e inconsistentes con la mayoría de las NDC para 2030, añade el documento. Aunque doce miembros del G20 han prometido un objetivo de cero emisiones netas, sus concreciones siguen siendo muy ambiguas.

Para poner estas predicciones en contexto, se espera que las emisiones de CO, por sí solas, alcancen las 33 gigatoneladas en 2021. Cuando se consideran todos los demás GEI, las emisiones anuales son cercanas a los 60 GtCO2e (gigatoneladas de CO2 equivalente). Por lo tanto, para tener la oportunidad de alcanzar el objetivo de 1,5°C, se deben reducir casi a la mitad las emisiones de GEI. Para el objetivo de 2 °C, la necesidad adicional es menor: una caída en las emisiones anuales de 13 GtCO2e para 2030.

El informe concluye que la oportunidad de utilizar el rescate fiscal y el gasto de recuperación de la COVID-19 para estimular la economía mientras se respalda la acción climática se ha dejado pasar en la mayoría de los países. La pandemia de COVID-19 provocó una caída en las emisiones mundiales de CO2 del 5,4% en 2020. Sin embargo, se espera que en 2021 las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero vuelvan a aumentar a un nivel ligeramente inferior al récord que se alcanzó en 2019.