La “ecofrenada” de trenes se reinventa en Metro de Madrid

— 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Metro de Madrid

Un tren genera energía al frenar. Hasta ahora Metro de Madrid -empresa pública que preside Madrid Subterra- logra recuperar una parte de la energía de las frenadas de sus trenes y la utiliza para alimentar convoyes cercanos en movimiento. El resto de la energía va a parar a las resistencias, que la disipan en forma de calor, lo que aumenta la temperatura del suburbano.

Hasta ahora. Porque a partir de ahora los sistemas de frenado se actualizarán para que sean capaces de recuperar toda la energía generada (no consumida por otros trenes) y dirigirla a la red de distribución eléctrica interna de Metro para que pueda ser usada en ascensores, tornos, escaleras mecánicas, iluminación y cualquier otro consumo que haya en la estación.

La tecnología que permite realizar esta mejora se denomina “celda reversible” y Metro de Madrid la ha utilizado de forma piloto desde 2014 en la estación de Campo de las Naciones con resultados han sido satisfactorios. Se ha estimado un ahorro medio de 650MWh anuales para cada Centro de Tracción (CTR), el lugar donde se capta la energía de la compañía en alta tensión y se modifica para que sirva para alimentar a los trenes y resto de consumos incluidos en la explotación . En términos comparativos supone que cada “celda reversible” que instale Metro de Madrid podría aportar el consumo energético de un 1 año a un edificio de 65 viviendas.

El plan prevé que esta nueva tecnología esté presente en 4 CTR en el primer semestre de 2019. Comenzará a funcionar en la estación de La Moraleja (Línea 10) en el primer trimestre del próximo año y después se instalará en Barrio del Puerto (L7B), La Peseta (L11) y Hospital de Móstoles (L12). Está previsto que todas estén en explotación en julio."Ecofrenada" Metro de Madrid"Ecofrenada" Metro de Madrid

Metro de Madrid prevé que la inversión en el equipamiento con “celdas reversibles” de estos 4 CTR -1.203.350,14 euros en total- se pueda amortizar en alrededor de 6 años, gracias a la reducción en la facturación energética que permitirá la nueva tecnología.

“Ecofrenada” con celdas reversibles: beneficios ambientales

Más allá del ahorro económico, Metro de Madrid impulsa la sostenibilidad social y ambiental con esa innovación:

  • Reduce las emisiones de CO2 y, por ende, la contaminación de Madrid.
  • Ahorra energía al necesitar menos uso de las resistencias de frenado y de las instalaciones de ventilación y climatización.
  • Aumenta la calidad del servicio y el confort del viajero al bajar la temperatura en los andenes.

El plan de Metro de Madrid es un ejemplo claro de economía circular: el residuo (en este caso la energía) se convierte en recurso. Este proyecto se desarrolla en el marco del consorcio MyRailS, un proyecto de I+D subvencionado por la Unión Europea para el estudio y desarrollo de medidas específicas del sector ferroviario destinadas a impulsar tecnologías energéticamente eficientes. España participa en MyRailS a través de Metro de Madrid, la Fundación para el Fomento de la Innovación Industrial y la Universidad Pontificia de Comillas.

Imagen de encabezado perteneciente al Instagram de Metro de Madrid