Londres recicla la energía de su subsuelo

— 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Londres

Londres recicla la energía de su subsuelo. El calor residual del Metro de Londres proporciona, desde principios de este mes de marzo, calefacción y agua caliente a más de 1.350 hogares, una escuela y dos centros de ocio en Islington gracias a un centro de energía.

El Bunhill 2 Energy Center, el primero de su tipo en el mundo, posibilita descarbonizar la producción de calor, reduciendo las facturas de calefacción al tiempo que mejora la calidad del aire y hace que la ciudad sea más autosuficiente energéticamente.

El nuevo centro de energía se localiza en una estación en desuso que los viajeros no han pisado desde hace casi 100 años. Los restos de la estación, conocida como City Road (Islington), se han transformado para albergar un gran ventilador subterráneo que extrae el aire caliente de los túneles. Ese aire se utiliza para calentar el agua que luego se bombea a los edificios del vecindario a través de una nueva red de tuberías subterráneas de 1,5 km. La temperatura del agua del agua de las tuberías aumenta a aproximadamente 80°C utilizando bombas de calor, que son adecuadas para sistemas de calefacción central domésticos y comerciales.

El ventilador de dos metros, instalado en un pozo de ventilación de seis pisos, también se puede invertir para ayudar a enfriar los túneles del Metro en los meses de verano.

El centro de energía y las nuevas tuberías añaden 550 hogares y una escuela primaria al ya existente district heating de Bunhill Heat and Power, inaugurado en Islington en 2012. La red ya proporcionaba calor más ecológico y barato todos los días del año a dos centros de ocio y más de 800 hogares, pero el nuevo centro de energía le da al sistema el potencial de abastecer hasta 2.200 hogares.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha inaugurado el nuevo centro energético:

“Es genial ver este proyecto altamente innovador en funcionamiento, reciclando el calor residual del Metro para proporcionar una forma asequible y baja en carbono de calentar hogares y negocios locales. He establecido el objetivo de Londres de ser neutral en carbono para 2030. Es una ambición que requerirá proyectos innovadores como Bunhill para ayudar a cumplirlo. Si realmente vamos a hacer frente a la emergencia climática, necesitaremos asociaciones progresivas entre las autoridades locales”.

Las facturas de calefacción para los inquilinos de los edificios conectados a la red se reducirán en un 10% en comparación con otros sistemas de calefacción de distrito, que a su vez cuestan alrededor de la mitad que los sistemas independientes que calientan hogares individuales.